Día 6 | Cuídate | ¡Borra tus huellas!

Miércoles, Noviembre 30, 2011

Casi todos los teléfonos celulares actuales tienen una cámara. Esto facilita tomar fotos de momentos cotidianos y también captar violaciones cuando ocurren. Es importante tener en cuenta que la capacidad que tienen los teléfonos celulares de ser móviles también significa que pueden señalar automáticamente nuestra ubicación.  También, por lo general, marcan nuestra ubicación en las fotografías que tomamos con el teléfono. A esto se lo llama geolocación (geotagging), que quiere decir que etiquetan la ubicación geográfica de cierto tipo de contenidos, como fotografías, textos y otros. Muchas cámaras digitales también lo hacen.

Sobre esta función se han desarrollado aplicaciones basadas en la localización que son muy útiles para distintas actividades que involucran la interacción entre teléfonos celulares e internet. Por ejemplo, el mapa de ¡Dominemos la tecnología! para documentar experiencias de violencia contra las mujeres en diferentes partes del mundo es posible gracias a un mapa abierto que puede registrar información sobre localidades. 

A veces elegimos compartir abiertamente nuestra ubicación en redes sociales como Twitter y Facebook para anunciar eventos, llamar a la acción, recomendar sitios y buscar servicios públicos en el lugar donde estamos, incluso para conectarnos con amigas y amigos al pasar. Las activistas de los derechos de las mujeres las usan para documentar abusos, señalar sectores inseguros de la ciudad, denunciar a acosadores callejeros y ayudar a otras mujeres en problemas a encontrar rápido refugio o un destacamento policial.

Pero es importante que seamos conscientes de que cada vez que usamos una etiqueta geográfica o compartimos en línea nuestra ubicación, ésta puede ser vista por muchas personas y no siempre sólo aquellas con quienes elegimos compartir. Los contenidos que creamos contienen metadatos, que ofrecen información contextual sobre cada fragmento de información que creamos. Los metadatos de un documento pueden contener información sobre cuándo fue creado por primera vez, en qué computadora se creó, la extensión, etc. Los metadatos de fotos pueden brindar información sobre el tipo de cámara que se usó, la hora en que se tomó la fotografía y también la latitud y longitud específicas donde estábamos cuando tomamos la foto. Los teléfonos inteligentes hacen esto por omisión. Cuando trasladamos esos datos a un mapa, pueden incluso revelar la calle y la dirección.

Este tipo de datos no son visibles en las fotos, a diferencia de la fechas que a veces pueden verse. Así que aunque te cuides de revelar cualquier dato personal en lo que publicas, las fotos que pones en línea pueden facilitar la tarea de localizar los lugares donde te gusta ir y donde vives. Las mujeres que han sufrido ciberacoso manifiestan sentirse intranquilas por la capacidad de acosadores desconocidos de ubicar con precisión el lugar donde están. Si bien ellas miran hacia todos lados, en realidad el acosador puede estar del otro lado del mundo mirando las fotos que subieron por Twitpik y Twitter. El sitio informativo Icanstalku.com, fue creado precisamente para alertar a las personas cuando sus fotos exponen demasiada información. También proporciona consejos sobre cómo cambiar la configuración de los teléfonos inteligentes o smartphones para que sólo compartan las fotos y no la ubicación.

Compartir fotografías puede ser muy fortalecedor e importante en muchos niveles, desde lo personal hasta lo político. Sólo necesitamos ser conscientes y retomar el control de la información que no sabíamos que estábamos compartiendo. Averigua, entiende y decide cuándo borrar las huellas de tu ubicación. ¡Dominemos la tecnología!
 

1) Descubre

  • Averigua qué metadatos se insertan en tus fotografías buscando los archivos EXIF.
  • EXIF es la sigla en inglés de “archivo de imagen intercambiable”, que almacena datos sobre el tipo de cámara, fecha, hora y otros, en los formatos de imagen JPEG, TIFF o RAW.
  • Si no has desactivado la geolocación en la configuración de tu teléfono celular, es probable que las fotografías que tomas incluyan información de tu ubicación entre los datos EXIF.
  • Para encontrar los datos EXIF:
    • En Windows, ve al explorador, haz clic derecho en la imagen y elige “propiedades”, luego “detalles” y podrás ver los datos contenidos.
    • En Linux, si usas GNOME, haz clic derecho en el archivo y elige “propiedades”, luego “imagen” para ver los datos EXIF. Si usas KDE, haz clic derecho en el archivo, selecciona “propiedades” y luego “meta info”.
    • En Mac, haz clic derecho en el archivo, selecciona “obtener información”, luego expande la sección “más información” para desplegar los datos. 
  • Si para almacenar y compartir fotos utilizas algo como Flickr, puedes ver los datos EXIF haciendo clic en “acciones” y luego “ver información EXIF”.

2) Localiza

  • Averigua qué información geográfica comparten las fotografías que se publican en línea.
  • Como un experimento de aprendizaje, visita www.icanstalku.com y haz clic en alguna de las cuentas de Twitter que aparecen en la lista.
  • Como ya mencionamos, el propósito del sitio es concientizar sobre los datos geográficos que compartimos sin saberlo y brindar información sobre cómo cambiar esa práctica.
  • Selecciona uno de los enlaces Twitpic del sitio para hallar una foto. Selecciona que se trata de una foto de tamaño completo. 
  • Copia y pega el enlace de la foto en la herramienta de este sitio http://exif-viewer.com. El sitio revisará los datos EXIF de la foto.  
  • A veces las fotos no contienen datos EXIF, otras veces podrás ver una larga lista de cómo, cuándo y dónde se tomó la imagen.  
  • Busca la latitud y longitud GPS.
     
    GPSLatitude 1/1,17/1,17/1
    GPSLatitudeRef N
    GPSLongitude 103/1,49/1,6/1
    GPSLongitudeRef E
  • Transforma los datos EXIF en coordenadas en un mapa. En el ejemplo de arriba, las coordenadas tienen formato de grados, minutos y segundos, así:
  • 1 grado 17 minutos 17 segundos N, 103 grados 49 minutos 6 segundos E. Conviértelas en coordenadas de mapa para que se vean así:
  • 1° 17′ 17″ N 103° 49′ 6″ E
  • Ve a maps.google.com y pega esta información para encontrar una ubicación, a veces hasta la dirección de la calle.  

3) Reflexiona

  • Mantener las etiquetas geográficas en las fotos puede ser muy útil, en especial cuando repasamos fotos del pasado y deseamos saber dónde nos encontrábamos. Para quienes se dedican a la fotografía, es importante compartir con qué tipo de cámara y lente hicieron la toma.  
  • Reflexiona sobre a quién le tomás fotos.
  • ¿La etiqueta geográfica de tus fotos ponen a alguien en riesgo? Observa que aún si las fotos son de un paisaje o de un plato de comida, los metadatos pueden revelar tu ubicación. 

4) Borra tus huellas geográficas

  • Protege tu privacidad tomando el control sobre cuándo activar y cuándo desactivar las etiquetas geográficas.
  • Icanstalku.com.  provee instrucciones detalladas sobre cómo desactivar las etiquetas geográficas de tu modelo específico de cámara o teléfono celular. 
  • Es muy fácil apagar cualquier aplicación de tu teléfono que esté basada en la localización y las etiquetas geográficas de tus cámaras.
  • Cuando compartes en línea una fotografía, guarda la imagen en un formato más pequeño. Esto borra la mayoría de los datos EXIF para reducir el tamaño del archivo. 
  • Asigna a la foto otro nombre, para que no guarde rastros de vista preliminar de la foto original.
  • Si utilizas un editor de imágenes como Photoshop o GIMP, elige “guardar para web” y el programa borrará los datos por ti. 
  • Si por alguna razón es importante compartir una fotografía de tamaño completo, existen diversos programas gratuitos que te permiten borrar la información.

   
Toma el control de la información que publicas en línea. Averigua, reflexiona y ejerce tu derecho a decidir qué quieres compartir. Y diviértete al hacerlo :)