Día 8 | Violencia de pareja y tecnología | Arma el mapa. Termina con la violencia. Exige el cambio

Viernes, Diciembre 2, 2011

No hay nada doméstico ni dócil en la violencia doméstica y el abuso de parte de la pareja íntima. Una mujer (casi siempre es mujer) atrapada en una relación íntima abusiva y violenta padece la violación de su dignidad, su integridad y sentido del yo. Daña su salud, su capacidad para desempeñarse en el trabajo y la sociedad, su cuerpo y su seguridad.

La violencia doméstica o violencia ejercida por la pareja íntima es un abuso de poder en una relación de intimidad o familiar. Involucra a un cónyuge o pareja que controla y domina a la otra parte por la violencia física, sexual, emocional y/o psicológica o mediante el control de sus finanzas, movilidad y vida social. Este tipo de violencia no hace diferencias de clase, raza, geografía u orientación sexual. Significa que el lugar donde deberíamos sentirnos a salvo y seguras es un lugar de miedo.  

En el entorno digital, las mujeres en una relación abusiva son particularmente vulnerables. Compartir el espacio de un hogar significa que, por lo general, el abusador puede acceder más fácilmente a la tecnología usada por la sobreviviente, como el teléfono celular o el historial de búsqueda de internet. Los abusadores pueden usar diversas herramientas para seguir y controlar las actividades y movimientos de las sobrevivientes. El uso extenso de teléfonos celulares y sistemas de posicionamiento global (GPS) facilita el seguimiento y control de las actividades, contactos y movimientos. Revisar el historial de búsqueda de internet o los mensajes de texto es una forma comúnmente usada por los abusadores para detectar los intentos de las sobrevivientes por abandonar la situación y allí profundizan su control. Algunas mujeres también son presionadas por sus parejas para que les permitan tomar fotos o videos sexualizados de ellas, que luego son usados para chantajearlas y obligaras a permanecer en la relación abusiva.  

Al mismo tiempo, las sobrevivientes también utilizan tecnologías de información y  comunicación para conectarse en busca de apoyo, información y ayuda. Muchas mujeres que viven situaciones de violencia de pareja usan internet para superar el aislamiento, acceder a información sobre protección legal, problemas de salud y servicios disponibles y para encontrar grupos de apoyo en línea. Estos espacios tienen el potencial de convertirse en los conectores y proveedores de información que las sobrevivientes no encuentran en la vida real. Algunas de sus estrategias consisten en documentar pruebas del abuso con sus teléfonos celulares, como fotografías y grabaciones de audio y enviar mensajes de texto pidiendo ayuda.

Todavía hay mucho silencio alrededor de la violencia doméstica y la violencia de pareja. Debido a que el abusador es alguien cercano, con implicaciones de dependencia financiera y emocional y debido a que la familia es donde deberíamos sentirnos seguras y debido a que muchas veces la sociedad la aprueba, se cree que la violencia doméstica es uno de los delitos menos denunciados.

El silencio y el aislamiento ayudan a que el abusador mantenga el control. Rompe el silencio. Toma el control de la tecnología para dar a conocer la violencia. ¡Recupera tu poder y arma el mapa!

1) COMPARTE TU HISTORIA

  • Si has sufrido violencia de pareja y la persona abusadora usa las TIC para controlarte, vigilarte, amenazarte o perjudicarte, agrega tu historia al mapa.
  • Haz clic en “enviar un informe”.
  • Escribe una descripción del espacio y por qué crees que apoya una cultura de violencia contra las mujeres en línea.  
  • En la categoría “tipo de violencia”, marca “violencia de pareja”. Marca también otras opciones si corresponden.  
  • Señala en el mapa la región a la que se refiere el sitio o si es global, el pueblo/ciudad donde te encuentras (no escribas tu dirección ni señales tu calle, una marca amplia es suficiente).
  • Cuando hayas enviado tu historia, no olvides borrar tu historial de internet y limpiar la memoria caché de tu navegador si es que la visita a este sitio te pone en riesgo. [link to secure browsing]

2) ESCUCHA

  • Lee y escucha las historias que ya están en el mapa.
  • Brinda tu apoyo dejando un comentario o compartiendo tu propia experiencia y conocimientos.  
  • Si conoces a alguien que enfrenta una situación de violencia de pareja, cuéntale acerca de esta acción y aprovecha la oportunidad para hablar con ella sobre el tema.  
  • Busca información sobre organizaciones de derechos de las mujeres que trabajen sobre la violencia contra las mujeres y explora con ella las opciones.  
  • Lo más importante es que la sobreviviente sea escuchada y que sepa que no está sola.  

3) APOYA 

  • Difunde el llamado, haz correr la voz.
  • Si usas Twitter, tuitea tus pensamientos y respuestas.  
  • En tus actualizaciones de estado, página de Facebook o mensajes de Twitter, difunde los números de teléfono de las organizaciones locales de derechos de las mujeres y otra clase de apoyos.
  • Reúne sobrevivientes y/o organizaciones de apoyo que trabajen en la prevención de la violencia doméstica y difunde tus estrategias para mantener tu tecnología a salvo de abusadores.  
  • Haz crecer el llamado usando las etiquetas #dominemoslastic y #16días.

Participa y construye colectivamente un cuerpo de evidencias contundente sobre la manera en que la tecnología impacta en la violencia de pareja. Convierte a la violencia doméstica en un asunto de interés público. ¡Hazla visible!