Día 9 | Mantente segura | ¡Usa https!

Sábado, Diciembre 3, 2011

¿Qué significa para tí estar “segura” cuando navegas por internet? ¿Te preocupa tu privacidad y el hecho de que otras personas tengan acceso a tu información personal como correos electrónicos, fotos, archivos o con quién te comunicas? ¿Puede ser que la información confidencial que almacenas en línea se filtre? ¿Eres una activista que necesita ocultar su verdadera identidad para estar a salvo en tu propio país? Si alguien se entera de cuáles son los sitios web que visitas o la información que descargas ¿estarías en riesgo? 

Las respuestas varían para cada persona, según seamos usuarias de todos los días, blogueras, defensoras de los derechos de las mujeres, vivamos en situación de violencia o todo lo anterior a la vez. Pero una cosa es segura: con el correo electrónico, las redes sociales, el almacenamiento de datos, las noticias, el activismo, la investigación y el entretenimiento que hay en internet, uno de los principales portales de ingreso a nuestras actividades en línea son los navegadores de internet.

Muchas/os de nosotras/os pasamos buena parte de nuestro tiempo y concentramos grandes volúmenes de información en espacios en línea, utilizando navegadores de internet como Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome o Safari.

Podemos no ser concientes de las huellas que nuestra experiencia deja en línea en las computadoras que usamos, ni de cuánto registro queda en el ciberespacio. Muchas veces para que todas las personas puedan verlas.

¿Cuáles son los riesgos?

Huellas sobre las actividades en línea que están almacenadas en nuestras propias computadoras

Cuando navegas por internet, tu navegador registra los sitios visitados, los archivos que descargas “temporalmente” como imágenes y cookies y las claves y sitios web preferidos. Estas funciones están diseñadas para facilitar tu navegación por internet. La información se almacena en la computadora que utilizas y cualquiera que la use puede saber así qué sitios visitaste.

Claves guardadas y sesiones activas

Muchas personas pensamos erróneamente que al cerrar el navegador salimos de nuestros servicios en línea tales como el correo y las redes sociales. Pero si las opciones de “guardar clave” o “mantener la sesión abierta” están activadas, cualquiera que vuelva a abrir el navegador tendrá acceso directo a nuestras cuentas personales.  

Las mujeres que realizan investigación en línea sobre temas delicados o las sobrevivientes que buscan apoyo podrían querer que sus huellas no resulten fáciles de conseguir para otras personas. Por ejemplo, una mujer que lee sobre lesbianismo en internet en un país como Uganda, donde la homosexualidad está violentamente prohibida. U otra que necesita refugio para escapar de los abusos de su pareja. Borrar el historial de sitios visitados y asegurarse de que no haya claves almacenadas puede ser necesario para proteger tanto nuestra seguridad física como nuestra privacidad.

La información que puede quedar comprometida mientras transitas por internet

A medida que navegas por diferentes servicios envías nombres de usuaria/o, claves, documentos, palabras de búsqueda y formularios por internet. La información circula en internet en forma de texto plano, tal como si fuera impresa en una postal. Sin una conexión segura que disfrace o encripte nuestra información, estos datos pueden ser “olfateados” o detectados por otras personas en internet. También hay que ser concientes de ciertos puntos de vulnerabilidad, por ejemplo, si nos conectamos a través de redes inalámbricas (aunque la red esté protegida por una clave), cuando usamos nuestros teléfonos celulares o en un hotspot público de wi-fi.

Como quien gerencia un cibercafé puede monitorear todo el tráfico procedente de cada computadora, los cibercafés también pueden ser inseguros. Los programas de “olfateo” se consiguen gratis en internet y son muy fáciles de instalar – hoy en día, no hay que saber demasiada computación para poder hackear la cuenta de Facebook de alguien.

Las activistas por los derechos de las mujeres suelen relatar que perdieron acceso a su correo electrónico personal, a grupos en línea y a las redes sociales. Muchas sospechan que sus cuentas fueron “hackeadas” y se dan cuenta de que ocurrió una violación recién cuando su nombre o el de su organización quedan asociados a actividades sospechosas en línea o cuando se da a conocer públicamente información personal con la intención de desacreditarlas. Imagina que formas parte de una red de practicantes de la salud que ayudan a víctimas de violaciones a acceder a abortos seguros en un país donde el aborto es ilegal o que eres miembro de una red de apoyo a lesbianas, gays, bisexuales, personas transgénero y queer. Si alguien consigue acceder a tu lista de amistades en Facebook o a tu correo electrónico, tus redes corren riesgo de ser atacadas o arrestadas. Mantener a salvo esa información es clave para la seguridad de mucha gente.

Existen muchas maneras en las que el acceso a tus cuentas puede estar en peligro (LINK “muchas maneras” – enlace a Riesgos en una navegación segura), como vimos cuando hablamos sobre claves seguras pero un paso fácil que puede darse para contribuir a detener el hackeo de tus cuentas es hacer los ajustes correspondientes a una conexión segura.

Conoce los riesgos y empodérate con el conocimiento. Toma el control sobre la tecnología, toma decisiones informadas y crea espacios seguros en línea, que respeten tu derecho a la privacidad y la seguridad. ¡Dominemos a la tecnología!

1) Elige navegadores seguros

  • Realiza una búsqueda y entérate de qué navegadores están disponibles y qué tal son en términos de privacidad y seguridad.
  • Internet Explorer es uno de los navegadores de internet más usados pero es muy vulnerable en términos de seguridad.
  • Prueba el navegador de software libre Mozilla Firefox, que se puede descargar (link) en decenas de idiomas. Firefox se considera especialmente seguro debido a una serie de diversas extensiones (add-ons) de privacidad y seguridad que amplían sus capacidades. Conoce más sobre Firefox y las extensiones de seguridad.
  • Todos los navegadores tienen problemas de seguridad, así que sea cual sea que uses, es importante que mantengas el software actualizado y te familiarices con los ajustes específicos de privacidad y seguridad.
  •  

2) Usa HTTPS

  •   Pon a salvo tu conexión usando "https" siempre que sea posible.
  • "Http” significa protocolo de transferencia de hipertexto y es el conjunto de reglas que guía la navegación por un sitio web de internet.
  • “Https” significa, simplemente, http seguro.  Esto significa que información tal como detalles de cuentas, correo electrónico, etc, que se envían por internet a dicho sitio va encriptada y no en texto plano que cualquiera que esté “olfateando” tu conexión podría leer. 
  • Tu navegador te hará saber si tienes una conexión segura mostrando un candado u oscureciendo levemente el campo de la dirección del sitio web.
  • Después de instalar Mozilla Firefox, instala la extensión “Https Everywhere” de Electronic Frontier Foundation.
  • Verás en la barra de navegación que, cuando sea posible, podrás aplicar una conexión segura y encriptada de https, de modo que todo tu intercambio con el sitio web quede oculto.
  • Ve a todos los servicios en línea que utilizas habitualmente, como Gmail, Facebook y Twitter, y activa “navegación segura” o “https” en la configuración general o en la configuración de la conexión. 
     De hecho, como instalaste la extensión “Https everywhere” es posible que esos sitios te pregunten si deseas cambiar tus ajustes para navegar siempre en forma segura. Asegúrate de responder que sí.
     

3) Difunde el mensaje

  •  Imprime el letrero  “Yo uso https. ¿y tú?” y coloréalo
  • Pégalo en los baños de los cibercafés locales, en tu colegio y en los restaurantes con conexión inalámbrica. 
  • Crea tus propios mensajes: "Practica cibersexo seguro – ¡usa https!
  • Cambia el fondo de pantalla de las computadoras de tu biblioteca, tu oficina o el cibercafé que frecuentas por la imagen del volante.
  • Imprime la versión pequeña y distribúyela como tarjetas a todas las personas que veas usando wi-fi. 

4) Exige privacidad

  • No todos los sitios web ofrecen https. Tiene un costo adicional y consecuencias de configuración, de modo que es posible que una organización local defensora de los derechos de las mujeres, por ejemplo, no pueda brindar https. ¡Dominemos a la tecnología! está trabajando actualmente para que pueda utilizarse https en su sitio web.  
  •  Pero si el sitio contiene grandes volúmenes de información de millones de usuarias y usuarios que acceden todos los días, tenemos derecho a exigir que se proteja la privacidad y la seguridad.  
  •  Twitter, Facebook y Hotmail recién empezaron a ofrecer conexión https en 2010 y sólo si la activas, no viene por defecto.
  •  Yahoo no ofrece https.
  •  Moviliza y solicita a los sitios más populares que usas a ofrecer https.

Mantén a salvo tus espacios en línea. Activa, defiende, informa, exige. Usa https.